Invertimos en compañías cotizadas, no especulamos

Cómo Invertimos

Invertimos en compañías, las cuales valoramos respecto a sus características como empresa, no respecto a su trayectoria en precio como valor cotizado.

Robustez
0%
Fiabilidad
0%
Adaptación
0%
Experiencia
0%

Nuestro decálogo en la inversión

1. Sin comisiones de entrada y ni salida.

2. Sin restricciones a liquidar su inversión en cualquier momento.

3. Sin estrategias especulativas.

4. Sin posiciones de relleno para seguir a los índices.

5. Sin posiciones en otros fondos de renta variable.

6. Sin costes de coberturas.

7. Sin comisiones dedicadas a remunerar una red comercial de oficinas.

8. Sin decisiones basadas en recomendaciones de brokers.

9. Sin fondos perfilados.

10. Sin conflictos de interés, invertimos donde asesoramos.

Nos fijamos principalmente en los siguientes rasgos:

ico-1

Robustez de negocio

Solo los negocios de calidad pueden generar retornos sobre el capital que emplean para su actividad suficiente para generar crecimiento y retribuir al accionista.

Muchos negocios cubren salarios, intentan crecer rentablemente o pagan algo de dividendo pero no tienen capacidad de hacer crecer el capital del inversor. Otros muchos ni siquiera logran sobrevivir o son gestionados para remunerar a sus ejecutivos pero no a los accionistas.

ico-2

Fiabilidad en la contabilidad

A pesar de las normas contables, es necesario evitar negocios con distintos tipos de opacidades e incertidumbres contables ya que los números son la base sobre la que se sustenta la valoración y la gestión del riesgo de la inversión en cada empresa.

ico-3

Posibilidades de aflorar un valor superior al que cotizan en bolsa en un plazo inferior a 5 años

Solo si la empresa tiene capacidad de generar “flujo de caja libre” puede crecer o remunerar al cliente.

ico-4

La adaptación de las empresas como superviviencia

El cambio es bueno para el consumidor pero es una amenaza para las empresas y sus inversores, solo las empresas que tienen capacidad de adaptarse al cambio sobreviven, especialmente a los cambios tecnológicos

ico-5

La valoración tiene que ser atractiva

En muchos casos, en los mercados financieros se paga lo que vale la empresa y también lo que puede llegar a valer, por lo que las posibilidades de rentabilidad se basan en que la empresa supere unas expectativas casi imposibles.

ico-6

El criterio del inversor

El inversor debe por tanto ser consciente que nuestro estricto criterio de selección y nuestro método de gestión del riesgo basado en conocer la empresa limita el número de valores en cartera a uno 20 o 30 valores.

Investkey tiene un método de trabajo orientado al largo plazo, evitando así el corto plazo que se basa en la especulación del mercado bursátil, difícilmente predecible y con alto riesgo en la inversión. Por ello, tenemos un método validado en el largo plazo, 3-5 años de esta forma obtenemos el mayor potencial de revalorización en inversiones realizadas en períodos de tensión en los mercados.

Para minimizar el riesgo también necesitamos un horizonte de al menos 3 años, ya que contamos, en caso de sufrir un año negativo con al menos 2 positivos.

Nuestros fondos invierten principalmente en Renta Variable ya que las acciones, o lo que es lo mismo, las empresas, son los activos con mayor potencial de generar riqueza. La liquidez y la renta fija son instrumentos que permiten asumir con mas facilidad el horizonte de largo plazo de la inversión en bolsa, por su liquidez y baja fluctuabilidad representa un recurso para el caso de necesitar liquidez antes del horizonte de inversión requerido por la renta variable.

Nuestros principios son:

Value Investing y responsabilidad fiduciaria con nuestros inversores

Responsabilidad fiduciaria

Creemos que los mejores resultados los consiguen los inversores que encuentran asesores o gestores que se asumen plenamente su responsabilidad fiduciaria, es decir, la responsabilidad de cuidar del dinero de los inversores, principalmente tratando de obtener los mejores resultados pero también gestionando adecuadamente el riesgo asumido.

La responsabilidad fiduciaria queda diluida en situaciones donde entre el inversor y la persona que toma las decisiones sobre su cartera existe una distancia: gestores de clientes, grandes instituciones financieras, productos colectivos, fondos de inversión por perfiles, carteras gestionadas de forma automática, gestión pasiva sin asesoramiento, etc.